El viernes 31 de enero, visitamos el único velódromo cubierto de la Comunidad de Madrid. 

Ha sido una nueva experiencia muy agradable, porque hemos podido correr por la pista peraltada con bicicletas que daban mucho juego y hemos sentido la adrenalina que surge de la velocidad y la competición.
Además tuvimos  una clase audiovisual con un experto, contándonos los tipos de ciclismo que se pueden practicar y sus normas y hemos aprendido cosas curiosas.

Y los que no sabíamos aún montar en bici, hemos tenido profesor particular, así que hemos salido de allí casi controlando la bicicleta.